7 tips para presentar tu idea de negocio

Luego de un largo trabajo de análisis y de haber estructurado tu idea de negocio, viene el paso decisivo; es en este momento en el que te retas y sacas a flote tus habilidades para presentar tu proyecto y convencer a las personas o tomadores de decisión de la organización sobre el valor que generará tu propuesta. De esta manera, pondrán a disposición los recursos y herramientas necesarias para llevarlo a cabo.

Teniendo en cuenta lo anterior, es necesario que prepares tu discurso de una manera estructurada, coherente y que dispongas de la información y los elementos necesarios para cautivar a tu audiencia.

Existen diferentes tipos de pitch o presentaciones que te ayudarán a que tu discurso sea más efectivo y que logres brindar la información adecuada en el tiempo indicado:

Tweet Pitch:

Tienes no más de 20 segundos para explicarle a tu audiencia, lo más concreto posible, el problema o la necesidad junto con la solución.

Elevator pitch:

Tienes de 20 a 90 segundos para ampliar un poco más la información, debes lograr despertar el interés de tu audiencia, plantear el problema y tu solución.

Rocket pitch:

Debes profundizar en datos que soporten el problema y la solución, tales como: el mercado, el público al que te diriges y el equipo de trabajo que está detrás de tu idea de negocio; en este caso solo dispones de 3 minutos para escoger la información indicada.

Deck pitch:

Es el momento de generar conexión con tu público, genera emociones a partir de una historia que denote la dimensión del problema, las soluciones, a quién le crearás valor y cuál será el plan de acción.

Una vez tengas claro cuál es el tipo pitch indicado para tu idea de negocio, es el momento de arriesgarte, pero antes revisa estos tips:

¿Cómo presentar mi idea de negocio?

1. Evita presentarte como en la universidad o en el colegio; piensa en esos segundos valiosos que podrías perder o, incluso, perder la oportunidad de captar la atención del público.

Tip: inicia con frases que capten la atención y deja la presentación para el final.

2. Evita lanzar tu idea de negocio desde el inicio, esto hará que la audiencia pierda el efecto sorpresa y la predispones.

Tip: inicia con frases como: ¿Se imaginan un mundo en el que x problema no existiera?

3. Engancha a tu audiencia con una historia; es el momento de contextualizar a tu público.

Tip: Utiliza historias cercanas que generen conexión con las situaciones reales.

4. Revisa cuál es la forma de comunicación más efectiva:

Tip: están los Kinestésicos (quienes requieren de prototipos y muestras), los visuales (a través de presentaciones, imágenes o gráficos), y los auditivos (quienes requieren de un buen manejo de la voz durante la presentación).

5. Ejercita la voz; tú audiencia generará más conexión con lo que les haces sentir que con lo que les dices.

Tip: presenta un discurso dinámico; habla rápido cuando necesites expresar algo emocionante, habla lento para expresar situaciones tensas, tristes o dolorosas, y genera algunos silencios para mantener la atención.

6. Utiliza tu cuerpo como herramienta clave de la comunicación.

Tip: los gestos positivos se relacionan con la parte superior del cuerpo, los neutrales con la zona intermedia y los negativos con la parte inferior; asegúrate de tener un uso adecuado de las manos en cuanto a la altura y la posición.

7. Reconoce la presencia de tu audiencia; es el momento de felicitarlos por la disposición y el tiempo brindado.

Tip: felicítalos por escuchar una nueva idea, un nuevo aprendizaje y atreverse a innovar.

Con estos siete tips lograrás que tu discurso sea exitoso y obtendrás los resultados que esperas con tu proyecto; asimismo, le darás la posibilidad a tu empresa y a tu equipo de trabajo de analizar las situaciones y el contexto, definir qué se puede mejorar o cómo podemos generar proyectos que contribuyan a ser una empresa sostenible, vigente, que evoluciona y se adapta a los constantes cambios del mercado.